Novedad:
Centro de día

+ info

Nuestros Recursos

Cuando una persona se interesa por nuestros centros, le proporcionamos en un primer momento toda la información acerca de los mismos y valoramos el perfil del candidato, incidiendo en las características de funcionamiento más que en su etiqueta diagnóstica.

A la llegada comienza un proceso de evaluación continua, pues es en la convivencia del día a día y mediante la observación cotidiana del funcionamiento donde adquirimos la información necesaria y fiable para establecer un plan de rehabilitación individualizado, que permita al usuario aumentar su grado de autonomía.

Tanto en la RESIDENCIA LAS VILLUERCAS como en los PISOS TUTELADOS, la atención psicológica, se lleva a cabo a través de tutorías individuales semanales, estas intervenciones irán marcando en cada caso, la clarificación de objetivos de rehabilitación individuales adaptados a cada usuario, a sus necesidades, carencias o excesos.

El seguimiento psiquiátrico, en este caso quincenal, contribuye a la estabilización del tratamiento del usuario y a su ajuste en cada momento.

Residencia las Villuercas

La vivienda se organiza en torno a las actividades que tendría un grupo de convivencia cualquiera: hacemos hincapié en un alto grado de estructuración ambiental y diseñamos para ello un ambiente estable mediante rutinas programadas, que comprenden regulación de horarios - de comidas, sueño, ocio y tiempo libre - planificación de tareas de la vida diaria, con especial incidencia en los auto-cuidados personales y del entorno y actividades ocupacionales, dentro y fuera del centro (según el grado de autonomía del residente). Todo ello favorece a una mejor y más rápida adaptación del usuario a su nuevo entorno.

La supervisión en la residencia es continua las 24 horas del día y cuenta con una programación anual de actividades que fomentan la implicación del usuario en su proceso de rehabilitación, favoreciendo así la responsabilidad y el sentimiento de pertenencia, y que benefician las interacciones entre los miembros del grupo de convivencia, con el fin de que vayan asentando relaciones personales seguras.

Piso tutelado Prados Verdes

El objetivo del Piso Tutelado es ofrecer un recurso residencial en el que se pueda establecer un itinerario de rehabilitación que promueva la plena autonomía domestica y que sirva de puente para iniciar otro tipo de rehabilitación más ambiciosa. La supervisión en el Piso Tutelado es diaria pero de forma intermitente, y es a través de este apoyo educativo como se va estructurando la convivencia del grupo de usuarios y se van estableciendo las rutinas.

El paso de residencia a piso tutelado debe ser progresivo y pautado y la persona que emprenda esta nueva aventura cuenta con el apoyo de todo el equipo multidisciplinar de la residencia (educadores, psicólogos y psiquiatras), para construir unas pautas de convivencia sanas, un itinerario socio-comunitario o laboral apropiado y seguir manteniendo una estabilidad sintomatológica.

Es por ello que cuando una persona pasa a convivir en el Piso Tutelado, en un principio y hasta que se establecen nuevos hábitos cotidianos, ya sean formativos, laborales o comunitarios, la persona sigue participando en las actividades de la residencia, y según se vayan estableciendo en el día a día actividades enriquecedoras nuevas, éstas irán sustituyendo a las actividades de la residencia.